Aprueba Congreso de BC brindar atención especializada a adultos mayores

Mexicali, Baja California.- Todos los adultos mayores de Baja California deberán ser evaluados por médicos especialistas en geriatría luego de que este jueves se aprobará de manera unánime una iniciativa de reforma a la Ley de los Derechos, Protección e Integración de las Personas Adultas Mayores en el Estado.  

La reforma aprobada por la Comisión de Salud del Congreso de Baja California a los artículos 8 y 39 de la ley antes mencionada establece que los adultos mayores deberán recibir orientación y capacitación en materia de salud, nutrición e higiene, así como todo aquello que favorezca su capacidad personal.  

Con dicha reforma se agrega que la valoración deberá ser realizada por parte de especialistas médicos en geriatría integral. La iniciativa quedó sujeta a convenios federales en la materia y a la disponibilidad presupuestal del sector salud.

También se informó que al artículo 39, el cual establece “proveer a las personas adultas mayores de una cartilla médica de salud y autocuidado, misma que será utilizada indistintamente en las  instituciones públicas  y  privadas,  en  la  cual  se  especificará el estado general de salud, enfermedades crónicas, tipo de sangre, medicamentos y dosis administradas, reacciones e implementos  para  ingerirlos,  alimentación o tipo de dieta suministrada, consultas médicas y asistencias a grupos de autocuidado”, se le agregó el hecho de realizar una valoración geriátrica integral.

Durante la exposición de motivos para aprobar la iniciativa se detalló que según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2012, los padecimientos que más presenta este grupo poblacional son la hipertensión con 40 por ciento, la diabetes con 24.3 por ciento y el hipercolesterolemia con 20.4 por ciento.  

En relación con los padecimientos mentales, uno de cada seis presenta síntomas depresivos significativos (17.6%), algo más de 7 por ciento presenta deterioro cognitivo y alrededor de 8 por ciento demencia.

En cuanto a la pérdida de autonomía, 26.9 por ciento presentó dificultad para realizar al menos una ABVD (actividades básicas de la vida diaria), y 24.6% presentó dificultad para realizar al menos una AIVD (actividades instrumentales de la vida diaria).

“El crecimiento y los cambios demográficos recientes han provocado que el contacto clínico entre los profesionales de la salud y el paciente adulto mayor sea cada vez más frecuente, por lo que, sin duda alguna, impulsando nuevos paradigmas de atención de los adultos mayores, estaremos  con  mayores  posibilidades de  aumentar  la  promoción y previsión en materia de salud, pero también se podrá propiciar y facilitar las condiciones para un envejecimiento participativo, saludable, productivo y activo”, concluyó la inicialista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll UpScroll Up